un mejor mapa para actuar
 
 
 

Lo que propongo aquí es un motivo, y justificación, para que el mapa que orienta nuestras acciones sea objetivamente defendible.1

Punto de partida

Interactuamos con nuestro entorno, lo que nos permite adquirir experiencias al respecto.2 Así, formamos representaciones internas sobre nuestro entorno, o ideas sobre “la realidad” si se prefiere.3 Más aún, podemos compartir nuestras experiencias e ideas. Cabe distinguir entre el entorno fuera e independiente del sujeto, y sus ideas al respecto.

Si realmente creemos que una idea es verdadera, entonces nos disponemos a actuar sobre ella, conforme a nuestros deseos. Las ideas que creemos que son verdaderas son como el territorio representado en un mapa. Así como un mapa orienta y sirve para movernos, las creencias sirven para actuar.

Un mapa más preciso

Los mapas más precisos y fiables están basados en hechos observados, y continuamente contrastados por diversas personas.4 De esta manera, nos sirven de guía certera para nuestros destinos deseados. Asimismo, si examinamos la veracidad de nuestras creencias para aumentar la proporción de las verdaderas, servirán de guía más certera para nuestras acciones.5

Si bien nuestro mapa se ajusta a los hechos observados, entonces es siempre actualizable, y rectificable, a la luz de nuevos hechos observados. Así, nuestro mapa es aproximado, provisional y cambiante, pero cada vez más preciso y más adecuado para actuar inteligentemente.

Las ciencias experimentales investigan libre y activamente nuestro entorno.6 Hasta ahora, sus métodos demuestran ser los más rigurosos y exitosos para comprenderlo.7 Así, nuestro mapa debería ser al menos coherente con el conocimiento científico actual.8

El alcance de lo físico

Las cosas, sus propiedades y estados, rigurosamente conocidos, son descriptibles en términos físicos.9 Podemos llamar este creciente conjunto de conocimientos objetivos “el dominio de lo físico.” Comprende también las propiedades y estados de las cosas, no tan obvios a simple vista, como un deseo.10 Lo psicológico requiere, en última instancia, de lo físico.11

Lo físico tambien incluye la mente. Todas las mentes que conocemos pertenecen a organismos con cerebros que funcionan.12 Y las diversas actividades mentales se correlacionan cada vez más con las correspondientes actividades cerebrales. Tanto es así que se infiere que se realizan en los sistemas del cerebro.13 Hoy en día, queda cada vez más claro que una mente requiere un cerebro en el cual realizarse.14

<--- volver al inicio

 
 

Por analogía, considere una partida de ajedrez. Dadas las condiciones necesarias, la partida se puede realizar.15 Pero sin éstas no ocurre. Asimismo, una consciencia humana se realiza en los sistemas correspondientes de un cerebro que funciona. Caso contrario no tiene lugar.

¿Fantasmas? ¿Almas?

Antiguamente, la idea de una mente incorpórea, como un fantasma o alma inmortal y separable del cuerpo, pudo haber tenido una probabilidad previa de cincuenta por ciento, dado lo poco que se sabía entonces al respecto.16

En la actualidad, la idea de una mente incorpórea sigue en el imaginario popular. Esto es entendible, pero su probabilidad previa se acerca cada vez más al cero por ciento, dado todo lo que sabemos con rigor al respecto.17 Por lo tanto, la correspondiente carga de la prueba es muy pesada.18

Cabe señalar que la idea de una mente incorpórea puede ser sometida a pruebas rigurosas.19 Pero hasta el momento, no supera la prueba experimental. Ante la casi nula probabilidad previa, y la falta de pruebas, las mentes incorpóreas no merecen figurar en nuestro mapa para actuar.

El meollo del asunto

Podemos resumir diciendo que hasta el momento, los hechos conocidos son físicos, o al menos requieren de lo físico.20 En cambio, no se conoce ningún ejemplo concreto de un hecho que no sea físico, o al menos no requiera de lo físico.21

Consideramos probable que a futuro, lo nuevo, anteriormente desconocido por las ciencias experimentales establecidas, pero ya corroborado provisionalmente por éstas, también se incluirá en el “dominio de lo físico.” Es decir tenemos la expectativa de que en el futuro, los hechos conocidos también serán físicos, o al menos requerirán de lo físico.22

Justificación

Esta inducción se apoya en nuestros conocimientos al respecto que apuntan al mismo lado. Los procesos inductivos, a su vez, se justifican por su fiabilidad demostrada23, y por su coherencia externa con el grueso de conocimientos de trasfondo.24

Un mapa con solo la cantidad justa y necesaria de entidades fundamentales, entidades causantes, conceptos, principios, coeficientes, etc., es más económico y más probable.25 Además, encaja mejor con los hechos conocidos, por lo que resulta más coherente que sus rivales.26

Más aún, un mapa unificado en un solo plano físico es más adecuado para navegar nuestro entorno que los mapas con planos adicionales no corroborados. Respecto a otros, permite desenvolvernos más eficazmente en el mundo.27

borrador al 15 may., 2016. Para revisión crítica. Carmen Chase
¿Encontró un error? Comuníquenoslo.

twitter facebook
 
 

Notas
1. El fisicalismo comprende un conjunto de doctrinas sobre lo que existe. Para un repaso analítico de formulaciones fisicalistas, ver “Physicalism”, Daniel Stoljar, (Routledge, 2010). No propongo una doctrina ontológica, ni una gran cosmovisión fisicalista. Más bien propongo, por consideraciones epistémicas, que nuestro mapa para actuar sea objetivamente defendible. Llámese un “fisicalismo práctico” si se prefiere.
2. Actuamos bajo un “realismo hipotético” (Lorenz, Popper, Vollmer). De nuestras interacciones con el entorno, inferimos que existe alguna realidad externa de fondo, independientemente de sujeto. Tomamos esta inferencia a la mejor explicación como punto de partida, al menos en la práctica.
3. La formación de representaciones mentales de nuestro entorno externo no excluye la formación de representaciones mentales de otras representaciones mentales, ni de representaciones mentales de la propia manipulación y administración de las representaciones mentales, ni de nuestras representaciones mentales de nuestras cavilaciones y abstracciones, etc... Ver por ej. Consciousness and the Social Brain , Michael Graziano, (Oxford University Press, 2013).
4. La razon es que los mapas basados en continuas observaciones meticulosamente controladas, y corroboradas por diversos sujetos, tienden ser menos propensos al error que los mapas poco contrastados, o basados en otros criterios demostrablemente menos rigurosos como en la intuición ingenua, o en la pura fe.
5. es decir examinar críticamente y filtrar las creencias para maximizar la cantidad que sean objetivamente verdaderas (por adecuación empírica y corroboración intersubjetiva) respecto a las falsas.
6. En las ciencias experimentales, todo se pone en tela de juicio. Lo que hoy es una premisa válida, mañana puede ser derribada.
7. Es más, los métodos, criterios, forma de proceder y procesos usados por las ciencias experimentales se van refinando continuamente por constante evaluación crítica. No solo los más rigurosos, sino los más exitosos. El éxito histórico de la física experimental, que se especializa en investigar la realidad de fondo, le ha ganado un estatus referente al respecto. No sólo es capaz de producir descripciones empíricamente adecuadas, sino explicaciones causales, y principios con capacidad explicativa y predictiva. Discutiblemente, da para un cauto optimismo.
8. El conocimiento revelado por las ciencas experimentales es pertinente a nuestro mapa para actuar. Aún más relevantes son los métodos, criterios, forma de proceder y procesos usados por ellas para ir refinando nuestro mapa para actuar.
9. es decir experimental e inter-subjetivamente corroborados como provisionalmente verdaderos.
10. Un deseo es un estado mental. Por supuesto, un deseo no es un objeto directamente observable como una piedra. Sin embargo, todo parece indicar que se realiza bioquímicamente en los sistemas del cerebro. El cerebro y sus sistemas, a su vez, son físicamente constituidos.
11. La dependencia psicofísica es coherente con la explicación realizacionista de las propiedades y estados psicológicas. Para una discusión filosófica sobre la dependencia psicofísica, ver, por ej., Supervenience and Mind: Selected Philosophical Essays, Jaegwon Kim, (Cambridge University Press, 1993).
12. otra vez, cabe volver a diferenciar entre conocer rigurosamente (es decir por hechos meticulosamente observados y corroborados por diversos sujetos) y una sensación, por ej. de algo intencional y oculta en la oscuridad, de la presencia oculta de un ser querido recién fallecido, de un monstruo bajo la cama, etc.
13. véanse las opiniones mayoritarias de los expertos correspondientes (por ej. Novella, Berlin, et al.). Por otra parte, el filósofo Shoemaker, partidario de una formulación realizacionista del fisicalismo afirma: “... physicalism, we can say, is the view that all states and properties of things, of whatever kind, are physical or physically realized.” (acastellanización provisional: “... el fisicalismo, podemos decir, es la visión de que todos los estados y propiedades de las cosas, de cualquier tipo, o son físicos, o físicamente realizados.”) Physical Realization”, Sydney Shoemaker, (Oxford University Press, 2007), p. 1. La explicación realizacionista de las propiedades y estados psicológicas resulta relativamente económica, y encaja con los hechos observados. Véase también A Physicalist Manifesto: Thoroughly Modern Materialism, Andrew Melnyk, (Cambridge University Press, 2003).
14. En las palabras del neurólogo Robert A. Burton, “El pensamiento incorpóreo no es una opción fisiológica.” (texto original “Disembodied thought is not a physiological option.”) de su libro On Being Certain, Editorial St. Martin's Griffin, NY, 2008, página 127.
15. Por ej., los dos jugadores, las reglas, y el equipo de juego, o al menos alguna representación del equipo, etc.
16. nótese que las mentes incorpóreas, como la categoría de referncia, no solo comprende los fantasmas, y el “alma inmaterial e inmortal” como se decía en la antigüedad, sino que muchos tipos de supuesta entidad oculta con propiedades psicológicas humanas: es decir con intenciones, con conciencia, inteligencia, etc.
17. Históricamente, la plausibilidad de las ideas dualistas ha desminuido así como plausibilidad de las ideas vitalistas. Véase The Rise of Physicalism (acastellanización provisional: El surgimiento del fisicalismo), David Papineau, en “Physicalism and its Discontents” (Cambridge University Press, 2001).
18. Véase Onus Probandi.
19. Por ej., un ser querido recién fallecido que ha resuelto comunicarse con su queridos seres vivientes, podría hacer constar su presencia, o al menos dar una información que prueba que su mente persiste sin un cerebro que funciona. Véase por ej. “The Soul Fallacy” (acastellanización provisional: la falacia del alma), Julien Musolino, (Prometheus Books, 2015).
20. Mi humilde formulación está inspirada en el fisicalismo minimalista planteado por Taeryang Kim, que se resume en la frase “los hechos son físicos, o al menos requieren de lo físico.” (en las palabras de Kim: “... all the facts are physical facts, or at least supervene on the physical facts.” ver In Defense of A Posteriori Minimal Physicalism”, Taeryang Kim (University of Rochester, N.Y. 2011), sección 1.1
21. Un sinfín en aumento exponencial, contra cero. La inducción enumerativa da un apoyo parcial al fisicalismo. Ver A Physicalist Manifesto: Thoroughly Modern Materialism, Andrew Melnyk, (Cambridge University Press, 2003), capítulo 6.3
22. Ignoramos un sinfín de hechos. Sin embargo, en la medida que los hechos futuros son intersubjetivamente corroborados (como objetivamente verdaderos) por los métodos de las futuras ciencias experimental, éstos serán descriptibles en términos físicos. En consecuencia, los nuevos hechos, ya rigurosamente conocidos, serán físicos, o al menos requerirán de lo físico.
23. En la medida que los procesos inductivos resultan conducir fiablemente a conclusiones generalmente acertadas, se justifica utilizarlos. Alvin Goldman, resume su fiabilismo original así: “el estado justificativo de una creencia es una función de la fiabilidad del proceso, o los procesos, que la causan...” Véase What Is Justified Belief?” en Epistemic Justification, 1979, p. 95.
24. J. S. Mill ofrece una defensa coherentista de la inferencia inductiva System of Logic, Ratiocinative and Inductive, (Harper & Brothers, Publishers, 8th edition 1882), Mill, chapter 4, Of The Law Of Universal Causation.
25. El principio de parsimonia señala el camino general más directo para llegar a una explicación acertada: minimiza la cantidad de retiradas en la trayectoria total. Por eso, entre explicaciones rivales que tienen la misma capacidad explicativa y predictiva, se favorece la más económica –con sólo la cantidad justa y necesaria de entidades fundamentales, entidades causantes, conceptos, principios, coeficientes, etc. Véase el principio de parsimonia, o “la navaja de Ockham”. Para una justificación teórica del principio de parsimonia, véase Sharpening Ockham's Razor on a Bayesian Strop, (trad. aprox. Afilando la navaja de Ockham en un bayesiano cuero asentador de navajas) por William H. Jefferys y James O. Berger en Technical Report #91-44 C, Department of Statistics, Purdue University, agosto 1991, y tambiénOckham’s Razor: A New Justification, Project Web Page, accedido 16 nov. 2010.
26. Para un análisis de los proceso abductivos, (la inferencia a la mejor explicación), y su relación a la teoría bayesiana, ver Inference to the Best Explanation”, 2nd Ed., Peter Lipton, (Routledge, 2004).
27. El éxito de las ciencias experimentales, donde prevalece un materialismo metodológico, delata su gran utilidad práctica, al menos para descripciones y explicaciones causales empíricamente adecuadas.

 
política patrocinadores enlaces
**********************************************************************************************