Un argumento para el origen humano de Dios  
     
 
 

introducción

El planteo bíblico de Dios propone un ser oculto e intencional.1 Sintéticamente, se trata de una mente incorpórea que además interactúa con el mundo de los mortales.

Cabe señalar el papel subyacente de la explicación en el planteo de un Dios.2 La explicación que Dios creó todo implica que Dios debió existir antes, porque un creador precede a su creación. Si Dios es anterior a la humanidad, implica que es independiente de la humanidad.3

Bajo examen crítico, la existencia de Dios, independiente de la humanidad, resulta ser una afirmación extraordinaria. La correspondiente carga de la prueba es pesada. Hasta el momento, no hay pruebas suficientes que la soporten. Por tanto, resulta improbable.

Pero la improbabilidad de que Dios exista independientemente de la humanidad, deja mucho por explicar. Con miras a una explicación más completa de los hechos observados, consideremos lo contrario: que Dios más bien depende de la humanidad. Examinemos la probabilidad de que la idea histórica de Dios sea de origen humano.

probabilidad previa

En general, otros ejemplos pertenecientes a la misma categoría de referencia se consideran artificios de la cultura humana.4 Dado que otros dioses relevantemente similares de la antigüedad probablemente son de algún origen humano, la probabilidad previa de que el Dios bíblico también lo sea es alta.

En términos relativos, un origen humano del Dios bíblico es una explicación ordinaria. La razón es su relativa tipicidad y coherencia con los pertinentes conocimientos de trasfondo.5 Dado que un origen humano del Dios bíblico es una explicación relativamente ordinaria, la correspondiente carga de la prueba es relativamente liviana.

algunos indicios

El sentido intuitivo de una presencia intencional y oculta es común. Más aún, realmente tiene lugar dentro de los sujetos que la sienten. Asimismo, la sensación de estar en la presencia de Dios realmente tiene lugar dentro de los sujetos que la sienten.

Pero, dado que las sensaciones relevantemente similares de otras mentes incorpóreas son falsas alarmas o autoengaños inocentes, resulta muy probable que las sensaciones de la presencia de Dios también lo sean.6 La sensación de estar en la presencia de una mente incorpórea no es un indicio fiable de que realmente exista una, fuera e independiente de los sujetos que la sienten.7

Más bien la sensación de una presencia intencional y oculta es indicativa de nuestra gran sensibilidad a las intenciones ajenas, y de nuestra capacidad para detectarlas de forma automática e inconsciente. De hecho, sobran pruebas de ese mecanismo, que ayuda a mantenernos atentos a las presencias intencionales en nuestro entorno. Pero también produce falsas alarmas.8

Efectivamente, se ha demostrado que el cerebro humano es capaz de intuir intenciones automáticamente, de concebir entidades ocultas y de atribuirles las intenciones intuidas. Dada nuestra gran sensibilidad a las presencias intencionales, resulta más probable la explicación de un mecanismo que las detecte automáticamente y nos produzca desde dentro la sensación de una presencia intencional y oculta, que la explicación de una mente incorpórea que existiera independientemente del sujeto y nos produjera esa sensación desde fuera.

presencia

En algún momento, prácticamente todos sentimos la necesidad innata de estar seguros. A menudo la satisface una figura paternal, considerada superior y capaz de proteger.9 Dado que la necesidad de seguridad es innata y satisfecha por una figura paternal protectora, resulta más probable que la idea de un padre celestial nació del hombre para satisfacer dicha necesidad que lo contrario.

<--- volver al inicio continúa
 
 

En un sueño profundo, una conversación tiene lugar dentro del cerebro.10 En tal estado, el cerebro conversa animadamente consigo mismo. Asimismo, las experiencias místicas son generadas por el cerebro del mismo sujeto.11 Cabe recalcar que el misticismo puede ser puesto a prueba. Pero hasta ahora, no supera la prueba experimental.12

El entendimiento basado en el misticismo es propenso al error, y al autoengaño.13 Dado que la comprensión más fundamental de Dios proviene de medios propensos al error y al autoengaño, resulta más probable que Dios nació del hombre que lo contrario. El error y autoengaño sobre Dios son coherentes con un origen humano.

Considérense las revelaciones divinas recibidas por un pacifista y compáreselas con las recibidas por un partidario de la guerra. Si bien coinciden con las respectivas preferencias de estar en contra de, y de estar a favor de la guerra, las diferentes revelaciones divinas se contradicen.14 Dadas las contradicciones entre las revelaciones divinas recibidas por diversos sujetos, resulta más probable que se originen en estos, que en una sola fuente divina, externa e independiente de ellos.

Según la biblia, Dios interviene en nuestro mundo físico. Pero los extraordinarios relatos bíblicos de milagrosas intervenciones divinas se contradicen con la falta total de pruebas independientes en su apoyo.15 La falta de intervención divina es probable si el Dios bíblico realmente se originó en el hombre.

En resumen, las formas en que funciona el cerebro humano no solo permiten la sensación de una presencia intencional y oculta, sino también plantearla como algo que explique las cosas. Más aún, es capaz de producir falsas alarmas, autoengaños y errores. Dadas las capacidades del cerebro y formas en que funciona, resulta más probable que Dios se originó en él.16

Es más, la historia revela un sinfín de dioses. Tanta variedad sería de esperar si fueran de origen humano. Y las similitudes entre las características atribuidas a los dioses propios, y las idealizadas por sus respectivos proponentes, también sugieren un origen humano.17

probabilidad posterior

Al investigar un posible origen humano de Dios, encontramos hechos que lo apoyan. Es más probable que se den estos hechos si Dios fuera de origen humano. Por eso, son indicativos de esta explicación.

Los indicios de que Dios se originó en el hombre son mutuamente corroborantes ya que convergen en esta explicación desde diferentes ángulos. Cada indicio es como una pepita en la balanza, que aumenta la probabilidad relativa. A fin de cuentas, resulta que la probabilidad es relativamente alta.

explicación más probable

La probabilidad previa de una explicación ordinaria es bastante mayor que la de una explicación extraordinaria.18 Si además la explicación ordinaria no tiene inventos innecesarios, es aún más probable.19 Si tras examinar ambas explicaciones de forma objetivamente defendible resulta que no hay pruebas suficientes que sustenten la explicación extraordinaria, y la explicación ordinaria explica los hechos observados, entonces la explicación ordinaria sigue siendo más probable.

Por un lado, hay indicios del origen humano de Dios. En conjunto pesan más, y soportan la correspondiente carga de la prueba. Por otro lado, no hay pruebas suficientes de un origen no humano de Dios, ni de su independencia con respecto a la humanidad. Tras sopesarlas detenidamente, resulta más probable que Dios se originó en el hombre que lo contrario.

Más aún, un origen casual y espontáneo del universo, de un trasfondo eterno, encaja mejor con los actuales conocimientos pertinentes que un origen divino del universo.20 El postulado adicional de una entidad causante intencional del universo ni se justifica, ni es necesario.

pero, ¿hasta qué punto estamos seguros?

Nuestra confianza en que sea correcta la conclusión provisional de que Dios sea de origen humano está justificada primero por el uso consciente de criterios fiables; segundo por un manejo objetivamente defendible de tales criterios; y tercero por el conjunto de indicios que convergen armoniosamente en ella. Aunque a primera vista no lo parece, es tan seguro como que la Tierra gira.21

borrador al 15 ene. 2016. Para revisión crítica. Carmen Chase ¿Encontró un error? Comuníquenoslo.

 
 

pareidolia

Arriba: aún otra nube con forma de cara humana

twitter facebook

Notas
1. Las ideas históricas sobre los dioses están fijadas en diversas “sagradas” escrituras de la antiügedad. En el fondo, se trata de algo oculto, con propiedades psicológicas humanas (por ej. intenciones, inteligencia, deseos, etc.), que además actúa en el mundo físico por razones. La existencia de un dios no debe confundirse con una interpretación puramente simbólica de un dios. Los planteamiento que Dios sólo simboliza algo mundano y nada más (por ej., Dios sólo simboliza el amor), se diferencian del planteamiento bíblico de Dios. Por otra parte no es lo mismo “creer que Dios existe” que “creer que creer en Dios es bueno”.
2. por ejemplo, el planteamiento del dios del viento apunta a explicar los vientos; el planteamiento de un dios más poderoso apunta a explicar aún más cosas, etc.
3. Si estos supuestos fueran ciertos, entonces Dios existiría independientemente de la humanidad.
4. Por ejemplo, los dioses de la antigüedad –Grecia, China, India– o los dioses ajenos, etc.
5. Para determinados hechos observados, una explicación es más ordinaria si resulta más típica (relativamente más frecuente), y si coincide mejor con los pertinentes conocimientos de trasfondo. Por ej., para unas huellas que coinciden con una bota, la explicación de un sujeto humano con botas pasó por la zona sería más ordinara que un cóndor con botas que aterrizó en la zona. Estadísticamente, los h
umanos con botas son relativamente frecuentes en comparación con los cóndores, y un humano con botas en la zona coincide mejor con los pertienentes conocimientos de trasfondo.
6. es decir otros ejemplos de sensaciones, pertenecientes a la misma categoría de referencia, por ej. la sensación de una presencia intencional y oculta en la oscuridad; la sensación de la presencia de un ser querido recién fallecido; de un monstruo invisible debajo de la cama; de un sicario invisible en la oscuridad del placard; de una mirada en la espalda sin que nadie lo mire; de fantasmas; de diablos; de hadas; de ángeles; de dioses, etc.
7. Si al final otros ejemplos de sensaciones, pertenecientes a la misma categoría de referencia, resultan ser falsas alarmas o autoengaños inocentes, entonces resulta muy probable que la sensación de estar en la presencia del Dios bíblico también sea una falsa alarma o autoengaño inocente. No hay pruebas suficientes de que las cause una mente incorpórea, fuera e independiente de los sujetos que la sienten.
8. Ver por ej.Hood 2009, Shermer 2011.
9. Pero eso puede dar lugar a la tendencia a apoyarse en una figura paternal protectora. De esta forma, una necesidad de seguridad se vuelve un anhelo a, o tendencia a apegarse a una figura paternal protectora. Ver por ej. los respectivos trabajos del psiquiatra John Bowlby, y de la psicóloga Mary Ainsworth.
10. Por inferencia a la mejor explicación, se realizan en los sistemas del cerebro. Esta inferencia concuerda con los conocimientos neurológicos actuales, la gran mayoría de los expertos pertinentes, etc. Para un análisis crítico de la abducción (la inferencia a la mejor explicación), ver Inference to the Best Explanation”, 2nd Ed., Peter Lipton, (Routledge, 2004).
11. Cabe recalcar que las experiencias místicas, como las revelaciones divinas y vocecillas interiores, son difíciles de corroborar por terceros, lo que dificulta el entendimiento común al respecto entre los diversos destinatarios de tales mensajes místicos. Por otra parte, el aferramiento por fe a las divergentes revelaciones divinas, a veces diamétricamente opuestas, por parte de los respectivos fanáticos opuestos, dificulta arbitrar entre ellos.
12. por ej. brindar, por medio del misticismo, datos muy precisos sobre un suceso por venir, como el lugar y hora exactos de un futuro sismo mortal, etc.
13. Al menos en cuestiones de hecho, el entendimiento basado en el misticismo, en la intuición ingenua, en la introspección, o en la fe, es más propenso a errores y al autoengaño que el entendimiento basado en las observaciones meticulosamente controladas y corroboradas por diversos sujetos.
14. Es decir ¿en contra de la guerra, o a favor de la guerra? Justamente, las incoherencias entre las revelaciones divinas de diversos sujetos sugieren que se originan en éstos.
15. Considérese un tigre en un bosque: si bien se oculta, deja huellas. De la misma manera, es probable que una intervención divina en nuestro mundo físico produzca efectos físicos observables. Pero cuánto más rigurosamente se investiga el mundo físico, tanto más parece que Dios nunca interviene en él. La ausencia de efectos observables de una supuesta entidad causante, donde lógicamente debe haberlos, es un fuerte indicio de su ausencia. Véase “God – the Failed Hypothesis: How Science Shows that God Does Not Exist”, Victor J. Stenger, (Prometheus Books 2007). Traducción publicada por Editorial Ma non troppo, 2008, con el título inexacto “EXISTE DIOS?”
16. Una hipótesis plausible plantea que la idea histórica de Dios viene dada por motivos psicológicos: surge del sentido intuitivo de una presencia intencional, que a su vez se debe a la forma en que el cerebro humano tiende a funcionar. Ver por ej. Guthrie 1995, Boyer 2002 y Barrett 2004, Bering 2010.
17. Considere este estudio que sugiere que las ideas
sobre lo que cree dios tienden a ser más egocéntricas que las ideas sobre lo que creen otros individuos.
18. Véase nota 5.
19. El principio de parsimonia señala el camino general más directo para llegar a una explicación acertada: minimiza la cantidad de retiradas en la trayectoria total. Por eso, entre explicaciones rivales que tienen la misma capacidad explicativa y predictiva, se favorece la más económica –con sólo la cantidad justa y necesaria de entidades fundamentales, entidades causantes, conceptos, principios, coeficientes, etc. Véase el principio de parsimonia, o “la navaja de Ockham”. Para una justificación teórica del principio de parsimonia, véase Sharpening Ockham's Razor on a Bayesian Strop, (trad. aprox. Afilando la navaja de Ockham en un bayesiano cuero asentador de navajas) por William H. Jefferys y James O. Berger en Technical Report #91-44 C, Department of Statistics, Purdue University, agosto 1991, y tambiénOckham’s Razor: A New Justification, Project Web Page, accedido 16 nov. 2010.
20. Las explicaciones causales de cosmogénesis espontánea, basadas en principios de la física, amplia y meticulosamente corroborados como verdaderos, resultan más probables que las explicaciones basadas en dioses. La relación de indeterminación de Heisenberg o principio de incertidumbre permite la aparición espontánea, y sin causa alguna, de energía en un vacío –sin que se viole el principio de la conservación de la energía. Esta aparición espontánea e incausada de energía explica, en forma relativamente eficiente, una chispa inicial del universo, coherente con los actuales conocimientos pertinentes. Cabe señalar que nuestras intuiciones de causa y efecto resultan desacertadas en el nivel subatómico. Ver “Has Science Found God?”, Victor Stenger, (Prometheus Books 2003) cap. 6 y 12. También ver Vilenkin 1988; “Guth's Grand Guess”, Discover Magazine, abril 2002; más recientemente A Universe from Nothing, Lawrence Krauss, (editorial Free Press, 2012), y también falso vacío. Otra familia de explicaciones plausibles del cosmos es que se originara espontáneamente de un hipotético multiverso eterno. Véase por ej.God and the Multiverse: Humanity's Expanding View of the Cosmos”, Victor Stenger, (Prometheus Books 2014).
21. De acuerdo con nuestras intuiciones ingenuas, consideramos que la Tierra está inmóvil y que el Sol poniente baja respecto al horizonte. Pero hasta el momento, la explicación que mejor encaja con los hechos es que la Tierra gira respecto al Sol, por lo que dejamos de verlo al anochecer. Así como la rotación de la tierra puede parecer dudosa a primera vista, el origen humano de Dios también puede parecer dudoso a primera vista.

twitter facebook

la carga de la prueba

¿Cómo estar seguros sobre la existencia de Dios?

cargas correspondientes a las afirmaciones sobre Dios

supuestos subyacentes a la idea de Dios --->

conocimiento fiable de Dios --->

el supuesto poder causal de Dios --->

El poder de la oración a Dios

testimonios religiosos --->

otras consideraciones --->

 
 
política patrocinadores enlaces
**********************************************************************************************