testimonios religiosos  
     
 
 

Tal como el vendedor que necesita promover la confianza en el producto que vende, el líder religioso necesita promover la confianza en su culto. Dichos motivos afectan la objetividad de los líderes, socavando la credibilidad de sus testimonios que involucran sus intereses.(1)

Los testimonios de seguidores que favorecen los intereses de sus lideres son felizmente aceptados, y hasta alentados por éstos. Es más, para satisfacer su deseo de pertenecer, los seguidores deben subordinarse al pensamiento oficial del grupo. Si, por conflicto de intereses, son poco válidos los testimonios de los líderes religiosos sobre las creencias de su culto, menos aún lo son los de sus fieles seguidores, ya que sólo hacen eco del pensamiento del líder.

 

 

El poder –y relativo privilegio– de los líderes se deriva de la subordinación de sus fieles seguidores. Así, los líderes religiosos tienen motivos reales para justificar e idealizar la fe.

Como forma de proceder, la fe inclina más a confirmar las creencias adoptadas por este medio, que a examinarlas crítica y objetivamente.(2) Cabe reiterar que la fe no ha demostrado ser una forma fiable de llegar a una conclusión segura.

Las creencias propias influyen en uno mismo. Pero los efectos producidos por una creencia no significan que la proposición creída sea verdadera. Para ilustrar, considere un tremendo dolor de cabeza, resultante de una mala noticia, que poco después se revela falsa.

 

    continúa
 

 

La creencia popular en una proposición no significa que sea verdadera. En muchas culturas, se valora más el conformismo que el juicio propio y la diversidad de pensamiento. Hasta en las proposiciones más inverosímiles, la opinión y actitud mayoritarias motivan a la conformidad al grupo.(3) Así, un autoengaño inocente puede volverse colectivo.

borrador al 16 ene. 2012. Para revisión crítica. Carmen Chase

referencias

1. Por analogía, considera el vendedor de autos usados. El interés de vender su producto afecta la objetividad de sus testimonios sobre los productos que vende. Peor aún, un vendedor que exige, como dogma de fe, creer en el producto inobservable que pretende vender. Un examen crítico e independiente del producto resulta más fiable que el testimonio de quien gana algo por venderlo.
2. Ver Sesgo de confirmación.
3. Vease Asch, S. E. (1951). Effects of group pressure upon the modification and distortion of judgements.

<--- volver a ¿Cómo estar seguros sobre la existencia de Dios?

<--- volver al inicio

 
política patrocinadores enlaces
**********************************************************************************************