el enaltecimiento de los valores juicioso

 

¿qué es un valor?

Un valor es una propiedad relacional entre deseo y el correspondiente objeto de deseo.(1) Los deseos sí existen.(2) Son motivos para actuar.(3)

Objetivamente, un valor se determina como pro-social en la medida que se refiere a una situación concreta, y ésta se demuestra socialmente deseable.(4) Cabe reiterar que los deseos de todos los involucrados son hechos relevantes a la determinación de un valor pro-social.(5)

Por ejemplo, si la situación en que ninguno miente se corrobora como deseable por todos, entonces la honestidad se evidencia como un valor pro-social.(6) Los valores sociales provienen de las interacciones sociales.(7)

valores enaltecidos

La idealización desproporcionada de un valor lo enaltece, volviéndolo un marco de referencia intocable para evaluar situaciones futuras. Tal proceso entroniza en una vitrina fija de incuestionabalidad. Efectivamente lo aisla del debido juicio crítico, y lo separa del flujo de situaciones, deseos y acción humanas que lo originaron en un principio.

El enaltecimiento de un valor implica que el enaltecedor ha fijado la deseabilidad de tal o cual situación para todo el mundo, y para siempre. Esto delata la soberbia del enaltecedor de prescindir de revisar su valoración original a la luz de nuevos hechos observados: a saber los deseos de otros por venir y nuevas situaciónes relevantes impensadas en el momento de la valoración original, etc.

 
 

por la autoridad de Dios

Si bien a nivel visceral la justificación de un un norma por apelaciones al Dios bíblico parece atractiva, bajo la lupa crítica resulta estar basada en supuestos infundados, y contraproducente.

Un proceso justificativo basado en ideas de Dios, en lo que se supone que Dios quiere, etc. puede omitir ajustarse a los hechos de forma objetivamente defendible. Tal proceso arbitrario permite aprobar cualquier proposición, sin importar los hechos observados. Más aún, un sentimiento de certeza no tiene mérito para justificar.

Una justificación arbitraria puede lograr el cumplimiento externo de una norma, pero difícilmente logra la internalización de la norma y valor subyacente. Una cosa es sólo acatar externamente una norma como una forma de lidiar con la autoridad(8); otra es internalizarla y practicarla, habitualmente, por cuenta propia.(9)

Los pasos adicionales de enaltecer desproporcionadamente los valores y normas hasta entronizarlos con un sello de incuestionabilidad, y encima alegar derivarlos de la autoridad de Dios, ni se justifican ni son necesarios. Más bien resultan contraproducentes, entorpeciendo tanto la internalización como la implementación de las normas.

<--- volver al inicio continúa
twitter facebook

<--- volver a ¿La fe religiosa beneficia a la sociedad?

 
 

normas prácticas

Para implementar una norma, la internalización da mejores resultados que sólo cumplir externamente.(10) Una justifiación coherente, basada en hechos observados, agiliza la internalización más que una justificación arbitraria. Una posible explicación es que resulta más creíble por la transparencia: los hechos señalados son independientemente corroborables.

borrador al 15 ago. 2013. Para revisión crítica. Carmen Chase ¿Encontró un error? Comuníquenoslo.

referencias
1. Así como la distancia es una propiedad relacional entre punto A y punto B en el espacio-tiempo físico, un valor es una propiedad relacional entre deseo y situación deseada: ver “A BETTER PLACE: Selected Essays on Desire Utilitarianism”, Alonzo Fyfe, 2006. Por su parte, Dewey describe un valor como "...una idea generalizada sobre un conjunto de fines similares." “Theory of Valuation”, International Encyclopedia of Unified Science Vol. II, Nº 4, John Dewey, 1939.
2. Los deseos son estados mentales. Los propiedades, procesos y estados mentales se realizan en los sistemas biológicos del cerebro(melnyk 2003, et al). El cerebro, a su vez, es físicamente constituido. Así, lo mental, en última instancia, requiere de lo físico. Cabe señalar que si bien un deseo en sí es real, el correspondiente objeto de deseo (e.g. situación considerada como deseable/indeseable) puede referirse a algo bastante ilusorio.
3. Cabe señalar que los deseos no solo son motivos para actuar, sino que también son influidos por factores causales.
4. Respecto al objeto de deseo, para saber si califica como "pro-social", corresponde justificar su deseabilidad por todos.
5. En principio, las preferencias y deseos puede ser determinados por inferencia sobre los hechos relevantes y concretos de la conducta, por encuestas, por experimentos controlados, etc...
6.
Es decir corroborado como deseable por todos los involucrados, y armonizador de sus intereses.
7. El bien se origina en la experiencia humana. Cabe contrastar con el concepto esencialista del bien, que lo da por algo que se puede absorber, así como un fluido invisible.
8. Es decir la autoridad en el sentido de poder (i.e. “autoridad administrativa”), no la “autoridad cognitiva” en un estrecho campo de especialización válida. Véase “Informal Logic: A PRAGMATIC APPROACH”, 2nda edición, por Douglas Walton (Cambridge University Press, 2008), página 211.
9. motivado internamente: por ser mutuamnete beneficioso, por la consciencia social, por consideración al otro, para ser correspondido, para seguir siendo respetable, para ganar credibilidad, etc…
10. “Ideal Code, Real World: A Rule-Consequentialist Theory of Morality”, Brad Hooker, (Oxford University Press, 2003), cáp. 3.2

 
política patrocinadores enlaces
***********************************************************************************************************